viernes, 29 de mayo de 2009

Escabroso

Últimamente pienso mucho en mi muerte.


Y en sus hombros, porque los conozco.


Y en sus manos, porque me conocen.

3 comentarios:

Isadora S. Bjorn dijo...

oh cielos... yo también.

el otro día fui al cementerio de san fernando y me entristeció mucho que la tumba del pobre antonio el bailarin, con todo lo que ha sido, no se ve más que desde la habitación de espera de las incineraciones...

me pareció muy triste.

irina dijo...

y tanto q conoces los hombros y las manos, si son las nuestras!!!!!
hombre, el colmo sería q siendo co-propietaria de una funeraria, no fueran tus amigos los q se encarguen de vertirte con el modelito mas mono de la planta "ropa de segunda mano xa ella" en tus ultimos momentos....

Cherry dijo...

Ya sé que me ha quedado un poco ambiguo, pero los hombros y las manos no son los de la muerte...