miércoles, 29 de abril de 2009

Las bailarinas de Bruni

Me da pena que España reciba una visita del jefe de estado francés y de lo único que se hable sea de su señora esposa. Aún así, voy a dejar llevarme por el clamor popular y yo también voy a hablar de ella. O más bien de sus zapatos.

Uno de los temas más comentados ha sido que, por fin, Carla se ha calzado zapatos con medio tacón para acompañar a su no demasiado alto marido. Y todas las comentaristas, muy entendidas en moda por lo visto, han dicho lo poco que favorecen las bailarinas y los zapatos planos.

Pues bien, la función de los tacones es la de hacer más alta a quien los lleva y crear una ilusión de mayor largura para la pierna. Pero cuando la mujer en cuestión mide 1'80m no necesita ni ser más alta, ni mostrar su pierna más larga de lo que ya es.

Así que para qué seguir haciendo apología de altísimos tacones cuando todas sabemos que no son ni cómodos, ni prácticos. En todo caso, bonitos, si, pero la belleza la perdemos al comernos el suelo porque el tacón se nos ha enganchado en una alcantarilla, o se nos ha metido entre los adoquines (ah, Sevilla y sus adoquines mal puestos es tema para post aparte), o se nos ha partido, o perdido la tapa...

Les ha informado, desde el salón de su casa, Cherry, reivindicando el derecho al zapato plano.

4 comentarios:

Marta dijo...

Jajajajajaja, me ha encantado el post y no puedo estar más de acuerdo...
De hecho, las bailarinas no son los zapatos oficiales de Bratavia??? Porque con esas mujeres taaaan altas con sus mini hombres ^^

Universos infinitos dijo...

estas ultimamente muy reivindicativa no?

Qayna dijo...

Yo tb hago apología de los zapatos planos desde mi 1.55 de altura... Prefiero medir eso y parecer una persona a llevar unos taconazos de 10 centimetros (que por otra parte tampoco me harían parecer altísima) y parecer un pato mareao...ea! (Eso sí, si fuese capaz de llevarlos sin matarme los llevaría de 20 centimetros...estilo drag!!)

Emilienko dijo...

Sueño con el día en el que los políticos serán valorados y respetados (o criticados) por sus decisiones sólo políticas y no por sus apariencias.

Se ha liado con Bruni, ¿y qué?