miércoles, 28 de octubre de 2009

No sé. No, no lo sé.

No sé si puede ser bueno pensar demasiado. Imaginar situaciones que es más que probable que no se den en la realidad.

No lo sé. Me creo situaciones de estrés ficiticias que, por lo menos, me parece que sirven para aclarar ciertas cosas que rondan por mi cabecita.

Pero tampoco sé hasta qué punto me gustan las conclusiones a las que llego.

Buf.

2 comentarios:

Marta dijo...

Pues no pienses y punto.
Qué fácil, no?

Titoíto dijo...

Free your mind!! (mira quién habla...)